¿Cómo hacer tu propio tatuaje de henna en casa?

Si creías que los tatuajes de henna no podían ser mejores, traemos noticias para ti. ¡Puedes hacerlos en casa con ingredientes naturales, a un costo súper bajo y sin riesgo alguno! En este artículo te explicamos cómo.

¿Por qué hacer tu tatuaje en casa?

Si decides hacer tu tatuaje en la calle, podrá costar entre 10 y 300 euros. Esto depende del tamaño del tatuaje, la complejidad del diseño, la parte del cuerpo que desees tatuar y si acudes o no a un establecimiento certificado. Aunque no es un precio limitante, puedes ahorrarte un par de euros si lo haces en casa con ingredientes naturales y fáciles de conseguir. Sólo necesitas la pasta de henna, un aplicador de boquilla fina y un buen pulso.

La pasta puedes prepararla en casa con ingredientes 100% naturales o puedes comprar conos de henna comercial  que difícilmente exceden los 10 euros. Como aplicador puedes utilizar una jeringa sin aguja, un cono hueco, una botella con punta metálica e incluso una manga pastelera.

Hacer tu tatuaje de henna en casa no solo tiene beneficios económicos. Si te gustan las manualidades, hacer tatuajes de henna puede representar un nuevo hobby para ti.

¿Cómo hacer la pasta de henna para mi tatuaje casero?

Primero necesitas conseguir ciertos materiales:

  • Polvo de henna u hojas de henna. La henna en polvo puedes conseguirla fácilmente en Amazon. Las hojas de henna puedes conseguirlas en tiendas de medicina naturista.
  • Aceite de oliva y/o aceite esencial de tu preferencia, mientras más puro y concentrado sea, mejor.
  • Zumo de limón.
  • Azúcar blanca granulada.
  • Agua tibia.
  • Un cuenco más o menos profundo.
  • Una cuchara (preferiblemente de madera).
  • Un paño de tela o una toalla.
  • Una bolsa plástica.
  • Borlas de algodón y alcohol.
  • Una jeringa sin aguja, un cono hueco, una botella con punta metálica o una manga pastelera.
  • Bastoncillos de algodón.

Materiales opcionales:

  • Miel.
  • Té negro o café.
  • Clavo en polvo.

A considerar: la cantidad de cada ingrediente dependerá de la cantidad de pasta que necesites. Dependiendo del tamaño del tatuaje que desees hacer necesitarás más o menos pasta.

Preparación de la pasta de henna:

  1. Si tienes hojas de henna, debes machacarlas muy bien hasta que quede un polvillo muy fino. Esto puedes hacerlo metiendo las hojas de henna troceadas en una bolsa plástica y dando suaves golpes con un martillo. Si tienes un molinillo, pues mucho mejor.
  2. Una vez tengas el polvo de henna, echa un par de cucharadas al cuenco. Iniciemos con dos cucharadas de henna en polvo, lo suficiente para hacer un tatuaje que ocupe la mitad de tu brazo.
  3. Agrega al cuenco una cucharada de aceite de oliva, una cucharada de aceite esencial, un chorro de zumo de limón y una cucharadita de azúcar blanca granulada. Si utilizarás miel, té negro, café y/o clavo en polvo, agrega una cucharada de cada uno.
  4. Con ayuda de la cuchara, mezcla bien todos los ingredientes hasta que quede una pasta homogénea. Si la pasta está muy densa agrega más aceite de oliva o aceite esencial, y si está muy aguada agrega más henna en polvo. Debe quedar una pasta con una densidad similar a la de los dentífricos.
  5. Tapa el cuenco con un paño de tela, una toalla o una bolsa de plástico, y deja reposar al menos dos horas en un lugar fresco. Mienta más tiempo repose la pasta, mejor pigmentará la henna.
  6. Pasado el tiempo, destapa el cuenco, mezcla de nuevo la henna y comprueba que su textura y homogeneidad se mantengan. Con ayuda de la cuchara, transvasa la pasta a la jeringa sin aguja, el cono hueco, la botella con punta metálica o la manga pastelera y asegúrate de que fluya correctamente.

Hora de aplicar la pasta de henna en tu piel:

La técnica de aplicar henna como tintura corporal se conoce como mehndi o mehandi, y es justo lo que vas a hacer. Una vez que tengas tu diseño en mente, solo debes aplicar la pasta en tu piel. Si se te dificulta hacerlo por ti mismo, puedes pedir ayuda a un amigo.

  1. Prepara tu piel para aplicar la pasta de henna. Humedece una borla de algodón con una cantidad generosa de alcohol y desinfecta la zona donde vas a dibujar. Una vez que el alcohol se seque, moja el paño de tela o la toalla con agua tibia y frota suavemente tu piel. Esto ayudará a que tus poros se dilaten y el pigmento pueda fijarse más fácilmente.
  2. Con el aplicador, dibuja sobre tu piel el diseño que hayas escogido. Si te equivocas, retira lo más rápido posible lo pasta de tu piel con un bastoncillo de algodón humedecido en agua tibia. Cuando termines, puedes hidratar la pasta y tu piel con una borla de algodón y aceite de oliva. Deja la pasta reposar.

tatuaje henna mano casa

El tiempo de reposo es indispensable:

Una vez que hayas terminado tu diseño, es hora de dejar la pasta de henna reposar. Envuélvela sin presionar demasiado con una bolsa de plástico y no la toques por al menos dos horas. La pasta debe dejarse secando en la piel, mientras más tiempo mejor. Mucha gente recomiendo dejarla de un día para otro, así que lo mejor es que te vayas a dormir con ella. Una vez pasado el tiempo, la pasta se irá agrietando y a manera de costra se desprenderá de la piel poco a poco. Para retirarla por completo es recomendable que frotes la piel muy suavemente con un algodón humedecido en aceite de oliva. No debes poner el tatuaje en contacto con agua o sudor por al menos 24 horas. Irá tomando color con el paso de las horas, comenzando por un tono rojizo pálido o bermejo que luego irá oscureciéndose poco a poco hasta llegar a ser cobrizo o marrón oscuro.

Para que tu tatuaje dure más, procurara no mojar la zona cuando te duches, y si lo haces, no restriegues, exfolies ni seques con brusquedad tu piel. Si notas alguna irritación o reacción alérgica, lava la zona con abundante agua y jabón y comunícate con tu médico de confianza. ¿Qué esperas para hacer tu propio tatuaje de henna?

¿Por qué son tan geniales los tatuajes de henna?

Los tatuajes de henna son diseños temporales hechos en la capa más externa de la piel con pasta de henna, un pigmento natural hecho a base de hojas pulverizadas de Lawsonia inermis (o simplemente henna) y aceites esenciales.

Su vida útil varía entre cuatro días y un mes dependiendo de la calidad de la henna utilizada, el proceso de fijación de la henna, el tipo de piel de la persona, el lugar donde se realice el tatuaje y los cuidados que se le den. Son tan populares porque puedes lucir hermosos diseños sin marcar tu piel permanentemente. No requieren de la perforación e introducción de tinta en la piel, por lo que estás exento de contraer infecciones o enfermedades, y el proceso es totalmente indoloro, mucho más rápido y económico que en el caso de los tatuajes permanentes.

Además, la henna es antimicrobiana, antimicótica, astringente, antioxidante y está cargada de sales minerales que favorecen la salud de la piel.

 

Comentarios

mood_bad
  • Todavía no hay comentarios, sé el primero 😃
  • Déjanos tu comentario