Piercing industrial: Todo lo que debes saber

Son delicados, atrevidos, sexis y versátiles. No sólo se ven hermosos, sino que después de cicatrizados te permiten variar tu estilo quitando la pieza larga y colocando un arete individual en cada agujero. Te presentamos a continuación todo lo que debes saber antes de hacerte tu piercing industrial.

¿Dónde se coloca el piercing industrial?

El piercing industrial o piercing transversal es aquel que conecta dos agujeros ubicados en el hélix, el borde superior del pabellón auricular. Los agujeros se sitúan lo suficientemente separados el uno del otro como para atravesarlos con una pieza larga y recta de entre 3 y 4 centímetros de largo.

El hélix es un cartílago duro y curveado que conforma todo el borde de la mitad superior de la oreja, por lo que la ubicación de los agujeros puede variar mucho y el piercing puede ser más o menos largo y estar más o menos inclinado.

piercing industrial flecha
Piercing industrial tipo flecha para Hombre

Existe una variación del tradicional piercing industrial: el piercing industrial vertical. Mucho menos común que el piercing industrial clásico, consta de una pieza larga vertical que se encaja en el antitrago y el hélix.

¿Cuál es su significado?

Si bien, este tipo de perforación es relativamente nuevo en la cultura occidental, es uno de los más populares entre adultos y jóvenes alrededor del mundo. Es un piercing con mucha personalidad, expresivo, vistoso, versátil y fácil de combinar con cualquier tipo de look.
Es utilizado tanto por hombres como por mujeres, especialmente entre los miembros de movimientos culturales urbanos como el rock, metal, punk, gótico, skater y hipster.

¿Quien puede hacerse un piercing industrial?

En teoría, todos pueden hacerse el piercing industrial. A pesar de que existen varias formas y tamaños de orejas, todas poseen un hélix espacioso para perforar.

Las personas con malformaciones como oreja de Stahl, anotia o microtia no pueden hacerse este tipo de piercings. Tampoco es recomendable que quienes tengan un hélix extremadamente delgado, extrema sensibilidad en la zona, sufran de alergias cutáneas o su cuerpo tienda a rechazar piercings se perforen esta parte de la oreja. Lo mejor siempre es consultar con el profesional encargado de hacer tu perforación. Él te recomendará en base a tu anatomía y gustos el tipo de piercing que mejor se adapta a ti.

¿Qué piezas puedo utilizar?

El tamaño estándar para este tipo de piercings es de entre 1,2 y 1,6 milímetros de diámetro y 2,8 y 4 centímetros de largo. La pieza por excelencia para los piercings industriales es el clásico barbell, pero hay muchas variaciones que incluyen espirales, dijes y cadenas.

piercing industrial hombre
Piercing industrial en hombre

Por lo general, las piezas están hechas de acero quirúrgico decorado con fantasía, plástico o algún otro metal de oxidación lenta. Si buscas algo más sofisticado, puedes optar por piezas un poco más costosas hechas de titanio, platino u oro, pudiendo adornarlas con piedras preciosas.

Qué precio tiene?

Según el estudio o salón de piercings al cual acudas, el precio de las perforaciones para tu piercing industrial variará entre los 12 y los 40 euros. La pieza tendrá un costo adicional, el cual dependerá del material y el diseño de la joya.

Puedes encontrar piezas sencillas de acero quirúrgico (barbells simples) desde los 4 euros, y piezas un poco más elaboradas con cadenas, piedras y dijes desde los 8 euros.

¿Cuánto dolerá?

No vamos a mentir, es un piercing considerablemente doloroso. Aunque este cartílago no posee muchos vasos sanguíneos o terminaciones nerviosas y casi no sangra al perforarse, las personas suelen estar especialmente sensibles luego de la primera perforación y les resulta bastante dolorosa la segunda. El dolor experimentado dependerá de varios factores, como el umbral de dolor de cada persona, el grosor de su cartílago, la experiencia del anillador y si se emplean o no pomadas anestésicas para insensibilizar un poco la zona a la hora de perforar. Debido a la delicadeza de esta piel, las perforaciones (que pueden tardar hasta cuatro minutos) suelen realizarse con una aguja hueca, no con una pistola. Como siempre, es indispensable que acudas con un profesional.

En una escala de dolor del 1 al 10, el piercing industrial califica entre 6 y 8.

¿Cómo es el proceso de curación?

El hélix es un cartílago bastante complicado de curar. El proceso de cicatrización será lento y requerirá de numerosos cuidados que el anillador te especificará. Dependiendo de cómo reaccione tu cuerpo y de los cuidados que le des a tu hélix, el tiempo estimado de curación variará entre los seis y doce meses.

Considera que te resultará incómodo al bañarte, usar audífonos o dormir de ese lado de la cara, al menos durante los primeros meses. No puedes presionar la oreja, tocarla con mucha frecuencia o permitir que tu cabello se enrede en ella, pues arrancarás las costras, harás que las heridas se infecten y dificultarás el proceso de curación. No debes retirarte la pieza hasta que ambas heridas cicatricen por completo, pues podrías infectarlas o permitir que los agujeros se cierren. Como en cualquier perforación corporal, debes lavar ambas perforaciones  diariamente de una a tres veces al día con agua y jabón neutro y emplear pomadas, aerosoles o geles antisépticos y antinflamatorios.

Cuidados del piercing industrial

Deberás dar ciertos cuidados a tu piercing para garantizar que cicatrice en el menor tiempo posible. Ten en cuenta que como se trata de dos agujeros, las posibilidades de que se infecte son mayores. Tu anillador te especificará detalladamente todo lo que debes hacer para favorecer la correcta cicatrización de las perforaciones. Algunas reglas básicas son:

  • Lavar la zona con agua y jabón neutro o antiséptico de una a tres veces al día, dependiendo de tu tipo de piel. Si eres de piel grasa y tiendes a sudar mucho, debes lavarla como mínimo dos veces al día. Si eres de piel seca, con lavarlo una vez al día bastará.
  • Utiliza suero fisiológico para enjuagar tu piercing. Puedes usarlo como sustituto del agua a la hora de lavar o como complemento cicatrizante.
  • Cuando seques tu piercing debes hacerlo con una toalla de tela limpia o toallas de papel.
  • No apliques alcohol a las heridas. Si bien el alcohol es antiséptico, puede dificultar y extender el proceso de cicatrización. En su lugar, puedes utilizar pomadas antibióticas y cicatrizantes que te recomendará tu anillador.
  • No manipules tu piercing con las manos sucias. Evita en la medida de lo posible tocarlo y, de ser necesario, asegúrate de tener las manos libres de suciedad.
  • Mantén tu cabello lejos del piercing. No puedes permitir que la pieza se enrede o se jale con tu cabello porque las heridas van a maltratarse, se caerán las costras formadas, empezará a sangrar y comenzará de cero el proceso de cicatrización. El cabello también contiene bacterias y suciedad, que al estar en contacto con las heridas pueden hacer que se infecten.
  • No puedes dormir del lado de la cara en el que hayas hecho tu piercing, debes evitar colocarte orejeras, auriculares, lentes o sombreros y no puedes presionarlo contra ninguna superficie hasta que cicatrice por completo.
  • No debes quitar la pieza hasta que ambas heridas cicatricen por completo. Si lo quitas harás que las costras caigan, las heridas se infecten e incluso que los agujeros se cierren.

Si sigues todas las indicaciones de tu anillador, tu piercing curara correctamente en el menor tiempo posible. En caso de sentir malestares o dolor persistentes, debes comunicarte con tu anillador o médico de confianza.

Comentarios

mood_bad
  • Todavía no hay comentarios, sé el primero 😃
  • Déjanos tu comentario